REAPRENDER A LEER ES UN BUEN NEGOCIO

¿Por qué el hombre, indefenso al nacer, se convirtió en el dominador del planeta? Porque fue el único entre todas las especies que aprendió a tallar el alfabeto en su cerebro. Este valioso capital intangible permitió globalizar la comunicación, superando las barreras del tiempo y del espacio.
Pero la creación requiere formación. Borges dijo: "No somos lo que somos por lo que escribimos, somos lo que somos por lo que leemos". Y como la vida es muy corta para aprender todo de la experiencia, Newton expresó: "No soy un genio, estoy parado sobre las espaldas de gigantes".
La lectura es la mejor gimnasia para el cerebro. Se puede comparar con el manejo de un auto: en cualquier momento, podemos detener la marcha y reflexionar. En cambio, el mensaje audiovisual es como viajar en avión: una vez que estamos volando ya no podemos bajar.
La paradoja de la sociedad de la información es que mientras la producción de textos y conocimientos crece exponencialmente, las habilidades lectoras se mantienen constantes o disminuyen. El cambio acelerado requiere una actualización continua para sostener el nivel competitivo.

“Cada vez tengo más cosas para leer en el trabajo, y menos tiempo para hacerlo”, confiesa con amargura el auditor interno de una gran empresa.

Memorandos, informes, e-mails, balances... la información viene en diversos envases, y es necesario procesarla toda y cuanto antes.

El conocimiento humano se duplica en dos años y medio, y la tendencia es dramáticamente creciente. La tecnología de procesamiento de la información es una ayuda, pero ¿qué pasa con la capacidad humana de leer y recordar?

A la hora de evaluar este problema, nada mejor que acudir al cálculo de los costos de las horas de lectura. Si un ejecutivo gana u$s 50.000  al año y pasa el 40 por ciento de su tiempo leyendo, esto significa que su tiempo de lectura le cuesta a la empresa u$s 20.000  anuales (u$s 150  diarios). Considerando la cantidad total de empleados se presenta un verdadero problema a solucionar.

Lo que parece un inexorable cuello de botella se soluciona con la lectura veloz. En los Estados Unidos, muchas  empresas  han incorporado el “speed reading” en su menú de capacitación in-company. Varias son del Fortune 500 (el ránking que agrupa a las mayores empresas del mundo), como por ejemplo Hewlett-Packard, Lockheed, Cisco Systems e IBM.

El problema que encierra el funcionamiento de la memoria es que, cuando nos detenemos para registrar lo que leemos, dejamos de recibir información, lentificando los procesos perceptivos y disminuyendo el atractivo por leer.
En la comunidad educativa, empresaria y política, no existe una conciencia clara sobre el valor de la lectura, ni una visión estratégica sobre los beneficios sistémicos que promueve. Sin embargo, existen métodos, cursos y programas de capacitación que permiten aumentar de 3 a 10 veces la velocidad y comprensión en la lectura.
Una buena noticia: se puede reaprender a leer, porque leer cualquiera sabe.

Informacion adicional: Lectura normal en palabras leídas por minuto: promedio 200. Luego de un curso de lectura rápida: promedio 600. Tiempo promedio  para el aprendizaje de la técnica:2 meses.

Dr. Horacio Krell




print.gif  friend.gif  

Escribir un comentario

  
Banderas Países
Bullet Contáctenos linea

Haz tu consulta!
Completa el formulario y te
responderemos a la brevedad!


Muchas Gracias!

ó llámanos al
449-3546 / 457-8762
Bullet Redes Sociales linea
iconos redes sociales


Direcciones:

Sede Central Miraflores: Avda. Benavides N° 1997
Telfs: 449-3546/717-6330

Sede Pueblo Libre: Avda. La Mar N° 1999
Telf: 457-8762

Sede Ciudad de Trujillo:Mz "Y"
Lote 21 3era Etapa - Urb. La Merced
Telf: 044-284-889
contactos@ilvem.com.pe

Powered by Eurofull Mendoza